Butaca 7: “EL PERIODISMO ES COSA DE BANDIDOS”

Por: Omar Sáade

“Ponte a hacer algo de provecho, honesto, limpio. Eso del periodismo es para bribones. Chingaos, primo. Si quieres te pago los estudios de una carrera, pero deja esa mierda…”.

Ante su embestida, yo me defendía:

“Discúlpame Ale, pero este oficio me apasiona, me llena y el hecho de que en él medren bribones, no significa que yo también llegue a serlo. Te aseguro que no te defraudaré, que no deshonraré el apellido de los Sáade…”

Esta charla, en cierto momento ríspida, se dio a mediados  de la década de los sesenta, en la oficina de la gerencia general de Transportes Mante.

Mi primo hermano Ale Ahmed Sáade Atille, el líder moral de todos los Sáade en este país, el más querido y generoso de mis consanguíneos, el hombre que siempre apoyó a mi viejo padre para que pudiera sacar adelante a su numerosa prole, me hizo trastabillar al reprenderme que yo diera mis primeros pasos en el diarismo.

Me planté ante él, ufano, para notificarle mi noviciado. En la antesala, esperando que me recibiera, yo divagaba:

“Le va a dar mucho gusto tener un primo periodista. Me felicitará, se sentirá orgulloso de tener a un intelectual en la familia. Carajos, quiero ver su cara…”

Yo había consumido un gran trozo de mi adolescencia de chamba en chamba, sin echar raíces, buscando obtener ingresos en algo que me gustara.

El periodismo reunía ambas expectativas, así que le diría a Ale que ya no andaría dando tumbos. Eso es lo que él quería: que sentara cabeza, que diera fe de constancia.

De manera que cuando me lanzó su fulminante reprobación: “El periodismo es cosa de bribones”, quedé chasqueado.

Trató de disuadirme y yo estaba pasmado, sin entenderlo, hasta que dijo:

“¿Un Nopal en la familia? Por favor…”

Ahora si lo comprendí. En algún momento de su vida, Ale habría sido atacado por el periodista apodado El Nopal y por culpa de ese pillastre, generalizaba…

Por si fuera poco, mi padre se unió a su postura:

“Deje eso, hijo. Venda ropa, calzado, dedíquese al comercio. El periodismo no da de comer.

Es cosa de bandidos…”

Yo me empeciné y cada vez que podía pasaba a la oficina de Ale a someterme a su escrutinio.

Resignado, me alentaba: “Vas bien, primo. Mis amigos se expresan bien de ti…”

Años después, coincidí con Ale en la casa de sus padres, en la ciudad de México.

¿Qué andas haciendo por acá, primo?, me preguntó.

Buscando chamba en periódicos, respondí.

No sé si de algo sirva, dijo, pero tengo un amigo en la Secretaría de Reforma Agraria. Es el jefe de prensa. Ve a verlo de mi parte, se llama Manuel Montiel, le dicen El Ratón…”

Resulta que Ale y don Manuel fueron muy amigos en su época de adolescentes, en Ciudad Mante. Y Ale lo admiraba –lo cual me sorprendió dada su inquina contra los periodistas.

“Él sabe mucho, es un chingón. Te conviene trabajar con él, porque vas a aprenderle. Pégatele, no te vas a arrepentir…”

Ese día me dispuse a localizar a Montiel. Me paré ante el edificio de la Secretaría, armándome de valor. Ya ante su secretario particular, me anuncié: “Soy fulano de tal, vengo de parte de…”

El secretario me dijo: ¿Podría regresar mañana? Está muy ocupado…

Horas después, meditando el asunto, estaba envuelto en dudas:

¿Yo, trabajar para un chingón así? Claro que traía hambre de triunfo, ganas de probarme, pero no a ese nivel…y me rajé.

Eso ocurrió en la década de los sesenta y fue durante la campaña de Américo Villarreal cuando por fin conocí y me incorporé al equipo de Manuel Montiel, el único periodista que admiraba y respetaba  mi primo hermano Ale…

Noticias Tamaulipas por Oscar Rafael Contreras Nava

Noticias Tamaulipas : Soy analista político por profesión, periodista por herencia . Nací en Tampico, casi me críe en Victoria, terminé primaria en Nuevo Laredo, pero la secundaria y la prepa en Tampico, la universidad en Monterrey en la UANL y he vivido en Reynosa, Matamoros, ciudad de México, Puebla, Cozumel y Cancún a ratos Monterrey...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *