HIPÓDROMO POLÍTICO: A DOS AÑOS DE LA 4T…

POR CARLOS G. CORTÉS GARCÍA

  • El presidente está a tiempo de recomponer al país. 
     
  • Gobernador de Tamaulipas, contagiado por COVID. 

 

  • Carlos César Ibarra Hernández, titular de COEPRIS Victoria, estimó que la poca participación social nos ha llevado a vivir el regreso al confinamiento social. 

 

  • La UAT sigue avanzando aún y con cuarentena. 

 

Me hubiera gustado estar festivo en ese primero de julio pasado, y decir que se está construyendo un país competitivo, seguro, inteligente, de avanzada, y en camino a una verdadera transformación en beneficio de los ciudadanos. Me hubiera muerto de ganas por hacerlo, pero, lamentablemente, eso no está ocurriendo.

 México está viviendo una etapa muy complicada, difícil, que está poniendo a los ciudadanos al borde del despeñadero. Y es que, hay que decirlo, y con todas sus letras: a México le hace falta liderazgo, liderazgo que no ha querido construir Andrés Manuel López Obrador. Porque no es un hombre ignorante o desconocedor de la política. Por el contrario. Andrés Manuel López Obrador ha caminado muchos años por todos los rincones del país.

 Sin embargo, llegando a la presidencia, lo que parece es que se perdió: No ha cumplido todos los ofrecimientos que hizo a los ciudadanos, pareciera que llegó con un odio profundo con los ciudadanos por haberlo hecho esperar 18 años y, entonces, desde su púlpito mañanero, el presidente se da a la tarea de señalar a todos, menos a sus amigos. Y entonces, vemos esa necesidad de purificar públicamente a sus colaboradores, sea quien sea. Y entonces, ahí las acusaciones contra Manuel Bartlett, contra Zoé Robledo, Irma Eréndira Sandoval y John Ackerman, entre otros, que se vuelven ofensas contra la 4T.

 Quiero pensar que el presidente López Obrador no tiene malas intenciones, nadie ha dicho nada al respecto, pero “esos moditos” nomás no. Porque no es enfrentándose con todos como vamos a sacar adelante al país, no es fajándose con los médicos, con los ingenieros, con los periodistas, con los adversarios. En resumen, no es dividendo al país como vamos a sacar a México adelante.

 Y tampoco es con peroratas diarias, las que cada día se convierten en mensajes menos efectivos: la comunicación sin resultados va siendo menos eficiente y eso es lo que parece estar ocurriéndole al presidente: el exceso de mensajes está haciendo que la palabra, y lo que es peor, la figura presidencial, pierda respeto, aunque, públicamente por lo menos, esto parece no quitarle el sueño al inquilino del Palacio Nacional, pero a los ciudadanos sí. A mí me encantaría tener un presidente fuerte, respetado y de resultados y no un hombre que todos los días se queje de que es el presidente más ofendido de la historia de nuestro país, ofendido por una horda de léperos que no se cansan de señalar al presidente de México.

 Lo cierto es que con motivo del “2º año del triunfo histórico democrático del pueblo de México”, Andrés Manuel López Obrador tuvo su mañanera y más tarde una vespertina el pasado primero de julio, a donde acudió acompañado por su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, bajo los muros, por supuesto, del Palacio Nacional. ¿Su mensaje? El de siempre. Los mismos conceptos, el mismo discurso, las mismas ofensas, los mismos adjetivos.

 Lo diferente en los últimos días, es que la esposa del presidente, la no primera dama, Beatriz Gutiérrez Müller, se metió al debate político nacional al hablar del triunfo de Andrés Manuel López Obrador el primero de julio de 2018.

 Ante este mensaje, José David Guerra Muñoz @JD_GuerraMunozle respondió de manera inocente, me parece, «¿Cuándo atenderá personalmente a los padres de niños con cáncer? Gracias por su amable respuesta”, a lo que la señora Gutiérrez Müller le respondió «No soy médico, A lo mejor Usted sí. Ande, ayúdelos». Suficiente carnita fue para que los adversarios se encontraran con la esposa del presidente en el ciber espacio y se dijeran y les dijeran de todo y por todo.

 Y es que los twitteros se molestaron porque la doctora Gutiérrez Müller mal respondió a un padre de familia, desesperado claro, porque, nuevamente, no hay medicinas en los hospitales, para los niños con cáncer.  Entonces, el intercambio epistolar por la del pajarito, continuó con este mensaje de la esposa de Andrés Manuel López: “Están muy inquisidores los adversarios de mi esposo, ¡por algo será! Si mi expresión «No soy médico» ofendió a alguien, ofrezco disculpas. En cuanto a mí, sólo expresarles que soy profundamente humana y deseo el bien a todos, ahora y siempre”.

 Y este viernes 3 de julio, durante la mañanera, Andrés Manuel López Obrador se liberó pidiendo a los ciudadanos no meterse con su familia, “ya que soy yo y no ellos los que encabezan el proceso de transformación: es tanto el coraje en contra del Gobierno que represento, que se meten con mi familia. Quiero aprovechar para decirles que es conmigo y no con ellos. Mi esposa no va a ser candidata a nada, no es primera dama, es una mujer independiente, con criterio. Lo que ella expresa es lo que piensa”. De igual forma, López Obrador defendió el derecho de su esposa a expresarse en sus redes sociales. “Yo no censuro, no limito su libertad, porque la han emprendido contra ella, desde luego contra mi hijo. Es conmigo, yo soy quien estoy conduciendo el proceso de transformación, soy quien está a la cabeza de este proceso para erradicar la corrupción”, dijo el presidente.

 Lo que me llama la atención, es que con la preparación que tiene la doctora Gutiérrez Müller, debiera saber que, independientemente de que no sea primera dama, es persona pública sólo por ser la esposa del presidente de la república. Y eso, más sus “polémicos mensajes” a través de Twitter, le han dado a la sociedad mexicana el derecho a responderle a la esposa de López Obrador.

 Serenidad, señor presidente. Nada debiera quitarle el sueño en su titánica tarea de transformar al país, más que sólo eso, lo que lamentablemente no es así. Usted no ha sido el presidente más criticado en la historia de México. Ahí está Enrique Peña Nieto, quien construyó múltiples joyas para la historia de México. ¿O no se acuerda Usted de aquella de “No soy la señora de la Casa”? ¿o que decir de “Ningún chile les embona”? O cómo olvidar cuando habló del IFAI, y lo describió como el Instituto de Información y de Acceso a la Opinión Pública de toda la Información Disponible para la Ciudadanía. O aquella perla de que «Estábamos ya por bajar acá en Oaxaca; estábamos como a un minuto, no, menos, como a cinco minutos». O que tal «La gallina de los huevos de oro se nos fue secando”. De Peña Nieto hay muchas, quizás cientos, pero Peña ni era tan sentido ni su estrategia fue hablar todos los días, por horas, de todo.

 El caso es que los cibernautas, señor presidente, han coincidido en que Usted inició esta guerra de epítetos y adjetivos desde aquel histórico señalamiento de “ya cállate chachalaca”. ¿Se acuerda? Dicen en mi pueblo que quien se ríe se lleva. Y entonces, de ese insulto en adelante, les ha aplicado todos los insultos y ofensas a quienes se la han atravesado en su camino y que no ven las cosas como Usted.

 Si revisa con cuidado las mañaneras, señor presidente, podrá hacer un recuento de adjetivos, como la lista que ofrezco a continuación: arrogante, blanquito, achichinque, alcahuete, aprendiz de carterista, calumniador, camajanes, canallín, chachalaca, cínico, conservador, corruptos, corruptazos, deshonestos, desvergonzado, espurio, farsante, fichita, fifí, fracasado, fresa, gacetillero vendido, hablantín, hampones, hipócritas, huachicoleros, ingratos, intolerantes, ladrones, lambiscones, machuchones, mafiosillo, maiceado, majadero, malandrín, malandro, maleante, malechor, mañoso, mapacha de angora, matraquero, megacorrupto, mentirosillo, minoría rapaz, mirona profesional, monarca de moronga azul, mugre, ñoño, obnubilado, oportunista, paleros, pandilla de rufianes, parte del bandidaje, payaso de las cachetadas, pelele, pequeño faraón acomplejado, perversos, pillo, piltrafa moral, pirrurris, politiquero demagogo, ponzoñoso, ratero, reaccionario de abolengo, represor, chayotero, reverendo ladrón, riquín, risa postiza, salinista, señoritingo, sepulcro blanqueado, simulador, siniestro,, tapadera, tecnócratas neoporfiristas, ternurita, títere, traficante de influencias, traidorzuelo, vulgar, y zopilote, son algunos de los adjetivos que usted ha utilizado cuando se refiere a “sus adversarios”

 Presidente, está Usted en el momento de poder hacer maravillas desde la presidencia de la república. Es imposible de conocer todos los temas, pero es hora de darles las gracias a quienes no le están ayudando a gobernar. Está en tiempo de rearmar su equipo de trabajo, de terminar la época de cero comunicaciones con las fuerzas vivas del país, de sentarse a la mesa con gobernadores, empresarios, líderes sociales, y dar un golpe de timón. Qué falta le hacen ideólogos como Manuel Camacho Solís y que falta le hace escuchar para gobernar.

 El ex presidente Carlos Salinas de Gortari, utilizaba, y yo me imagino que, hasta la fecha, la política del elefante: el elefante tiene una piel muy gruesa, algo indispensable para el político que aun siendo honesto siempre recibirá flechazos. Se dice que los elefantes poseen una memoria extraordinaria y nunca pasan por donde han sufrido daño, precaución necesaria en la política. El elefante tiene grandes los colmillos y la cola pequeña… tener buen colmillo (experiencia) y poca cola que le majen son condiciones esenciales para el político, que ha de dejar una huella profunda a su paso, como hace el paquidermo. Y el elefante tiene orejas grandes para escuchar bien. Y los mexicanos tenemos la impresión que Usted habla pero no escucha. Y lo que queremos es ser escuchados.

 Señor presidente, hay que llamarles a las cosas por su nombre. El país no está bien, no vamos por la ruta correcta. Por ello, si queremos sacar a este barco llamado México del barranco, hay que tomar al toro por los cuernos y sumar y multiplicar voluntades de todos los mexicanos. Seguir en la ruta que va su gobierno lo llevarán a seguirse divorciando de los mexicanos, y con una economía que decrecerá en 10.5% del PIB para finales de este 2020, con más de 12 millones de empleos perdidos, entre formales e informales al día de hoy, y la amenaza de una pobreza galopante que habrá de pegarnos a más de 10 millones de mexicanos que pasaríamos a ser pobres después de la pandemia por COVID 19, en el segundo país latinoamericano más castigado por esta crisis, ese será un escenario al que irremediablemente llegaremos. Con ello, de no tomar acciones con urgencia, casi la mitad de los 127 millones de ciudadanos mexicanos podríamos quedar en ese nivel socioeconómico y, en lugar de ayudar al país y a su gobierno, nos convertiremos en una carga para su administración, incapaces de pagar impuestos, de producir riqueza y de ayudarle a sacar adelante el país.

 Reitero señor presidente. Porque mejor, en lugar de hablar, hablar y hablar, nos ponemos a construir, a sumar, a multiplicar, a convocar y a diseñar estrategias y soluciones inteligentes y de resultados. México, nuestro amado México, tiene con que hacerlo, un territorio rico, una sociedad solidaria y las ganas de salir adelante. Si usted está de acuerdo, en lugar de seguir dividiendo, haga un llamado a la unidad nacional, yo creo que hoy todavía estamos a tiempo, porque mañana, si, mañana, podría ser ya muy tarde.

 Convierta su triunfo en un triunfo de todos. Todos merecemos estar mejor. Abramos al país a la inversión, demos certeza a los inversionistas, démosle a la gente la esperanza de tiempos mejores, y convierta a los gobernadores, empresarios y líderes sociales en sus aliados, y a través de ellos sume a toda la sociedad. México es un proyecto que requiere manos, ganas y trabajo. Asuma el liderazgo. No se arrepentirá.

 PD. 1. El gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, dio a conocer que dio positivo a la prueba del COVID-19, por lo que inició el periodo de cuarentena en su casa, desde donde seguirá trabajando.

 Y es que la mañana de este jueves, el mandatario estatal hizo este anuncio a través de su cuenta de Twitter, donde añadió que se encuentra en contacto con las dependencias tamaulipecas de salud, seguridad y del giro económico y social, para no parar sus labores a pesar de la pandemia, dado que Tamaulipas está pasando por un momento crítico de contagios a causa del nuevo coronavirus.

 PD. 2. El Coordinador en Ciudad Victoria de la Comisión Estatal para la Prevención de Riesgos Sanitarios en Ciudad Victoria, Carlos César Ibarra Hernández, estimó que la poca participación social en las estrategias públicas de contención de los contagios por COVID19, es lo que nos ha llevado a vivir nuevamente el regreso al confinamiento social.

 Ante ello, el funcionario estatal exhortó a los ciudadanos a tomar conciencia. Por ello, dijo, ahora deberemos de realizar una serie de acciones emitidas en un decreto por el Gobierno del Estado, aprobadas por el Comité Estatal de Seguridad en Salud. Sin embargo, de no comprometerse la sociedad con estas medidas, el escenario seguirá siendo difícil, muy difícil, y generando más enfermos y la pérdida de vidas humanas.

 PD. 3. Quien anda imparable, aún y con el escenario de la pandemia, pero aplicando al máximo las medidas preventivas y de seguridad, es la Universidad Autónoma de Tamaulipas, que preside José Andrés Suárez Fernández. Y ahora, la Facultad de Medicina e Ingeniería en Sistemas Computacionales de Matamoros, llevó a cabo la ceremonia de entrega de campos clínicos para realizar el Internado de Pregrado a un total de 86 estudiantes de la carrera de Médico Cirujano que concluyeron su preparación en las aulas de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT).

 Debido a la contingencia sanitaria por COVID-19, el evento se desarrolló de manera virtual con las autoridades de la Secretaría de Salud de Tamaulipas, que dirigieron la ceremonia desde Ciudad Victoria a través de Videoconferencia.

 La ceremonia se desarrolló en las salas del anfiteatro de la Facultad de Medicina de Matamoros donde los estudiantes estuvieron pasando en grupos reducidos para recibir su documento de adscripción de plazas y cumpliendo en todo momento los protocolos de sana distancia y protección sanitaria.

 Con la representación del Dr. Pedro Luis Mendoza Múzquiz, director de la Facultad de Medicina de Matamoros, estuvo el Secretario Técnico del plantel, Dr. Francisco Javier Salles Mireles, acompañado por otras autoridades de esta institución académica.

 Para esta convocatoria, la Secretaría de Salud de Tamaulipas entregó 84 plazas con beca de un total de 86 estudiantes.

 Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @MXCarlosCortes.

Noticias Tamaulipas por Oscar Rafael Contreras Nava

Noticias Tamaulipas : Soy analista político por profesión, periodista por herencia . Nací en Tampico, casi me críe en Victoria, terminé primaria en Nuevo Laredo, pero la secundaria y la prepa en Tampico, la universidad en Monterrey en la UANL y he vivido en Reynosa, Matamoros, ciudad de México, Puebla, Cozumel y Cancún a ratos Monterrey...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *