HIPÓDROMO POLÍTICO: EL PLAN ES QUE NO HAY PLAN

POR CARLOS G. CORTÉS GARCÍA

•         En un Mini Informe, Andrés Manuel López Obrador recuenta las acciones del Plan… Nacional de Desarrollo. Plan para la emergencia no se ve. 

• Gobernador Cabeza de Vaca: “Esperé con optimismo el mensaje…” 

•         Dice el presidente que no habrá despidos… ¿Y los encuestadores desocupados del INEGI? Pregúntenle al director del INEGI. 

• El Abogado Amigo: un buen mensaje a la sociedad victorense. 

•         ¿Olga Sosa Ruiz? Mucho ruido y pocas nueces. 

•         A Benito Sáenz Barella ya lo perdieron.

Finalmente, ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador, rindió su primer “informe trimestral” del 2020, me imagino yo, porque este mini informe es algo que no está contemplado por la Constitución General de la República, la cual dispone, en su artículo 69, “que el Presidente de la República asistirá a la apertura de sesiones ordinarias del Congreso -el primero de septiembre de cada año- y presentará un informe por escrito en que señale el estado general que guarda la administración pública del país”. Eso es lo que marca la Ley. Lo del informe trimestral y las mañaneras, son un “modelo” de esta administración federal.

 

 Pero, regresando al tema, el presidente rindió su informe trimestral y ahí “presentó su plan” para enfrentar la crisis de la pandemia, el cual más se asemejó a un recuento de las acciones de este gobierno, dentro del Plan Nacional de Desarrollo. No hubo sorpresas, no hubo nada nuevo bajo el sol, lo que francamente desencantó a los diversos sectores del país.

 Fue un mensaje donde estuvo el mandatario prácticamente sólo, acompañado únicamente por tres cámaras, sin mayor producción de televisión y por su ayudantía.

 Y en a mañanera de este lunes, para variar y no perder la costumbre, López Obrador se fue sobre todos quienes no piensan como él: sobre los conservadores y neoliberales, a quienes calificó de corruptos y deshonestos; se fue también sobre el gremio periodístico a quienes, sin decir el término, aseguró que están molestos porque se acabaron las “prebendas en su favor”; se fue sobre los empresarios ricos con empresas pobres, y señaló que “esta semana se acabará de presentar el Plan”, su plan, al que calificó como una especie de copia del Plan de Franklin Delano Roosevelt, ex presidente de los Estados Unidos y artífice de la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial. Miembro del Partido Demócrata, Roosevelt, mediante la aplicación del programa político conocido como New Deal, sacó a Estados Unidos de la gran depresión económica originada por la crisis del 29, hace casi cien años.

 Por poner sólo un ejemplo, Enoch Castellanos, presidente nacional de CANACINTRA, escribió en su cuenta de twitter: “Decepcionante. @lopezobrador_: niega estímulos al sector productivo, deja a su suerte a las MiPYMES y pone en riesgo millones de empleos. Aunque el presidente no quiera acordar, en @CANACINTRAMex. Seguimos determinados a mantener empleo, salarios y reactivar la economía”

 Y lo mismo ocurrió con la COPARMEX, y lo mismo ocurrió con CANACINTRA, y con el Consejo Coordinador Empresarial. Pareciera que todos se pusieron de acuerdo para rechazar el mensaje presidencial, pero más bien, como decía mi abuelita, se puede aplicar la máxima de que “tantas personas no pueden estar equivocadas”.

 Por sólo poner un ejemplo, el Consejo Coordinador Empresarial presentó hace algunas semanas al presidente Andrés Manuel López Obrador un programa de 90 días para enfrentar la emergencia sanitaria, y el impacto económico que está provocando el COVID-19; sin embargo, las propuestas fueron tajántemente rechazadas por el mandatario mexicano.

 El punto es que nadie quisiéramos que le fuera mal a Andrés Manuel López Obrador, porque si le va mal a él nos va mal a todos. Y yo pienso que nadie en su san juicio desea que él salga de Palacio Nacional por la puerta de atrás.

 Sin embargo, los “datos” dicen otra cosa. A México, fuera de la crisis del Covid-19, en lo económico hay muchas, muchísimas señales que preocupan. Por ejemplo, de acuerdo con un trabajo publicado por el periódico La Jornada, “en diciembre de 2019, las empresas y ciudadanos mexicanos tenían en bancos de Estados Unidos depósitos por 71 mil 878 millones de dólares. Esa cantidad aumentó en 4 mil 286 millones de dólares al cierre de enero de este año, para ubicarse en 76 mil 166 millones de dólares, alza de 6 por ciento. Al cierre de 2018 fue de 72 mil 435 millones de dólares”.

 Lo que dicen la mayoría de los mexicanos, entre ellos empresarios, líderes sociales y religiosos, gobernadores, y dirigentes políticos, es que el plan de rescate no es plan, no hay medidas urgentes para enfrentar la crisis económica y de salud que nos viene con el impacto del coronavirus en la sociedad mexicana. Ante ello, Andrés Manuel López Obrador, primero, debe entender que es el presidente de todos los mexicanos y, por esa simple razón, debe llamar y maniobrar en la búsqueda de la unidad nacional. Y créame que las mañaneras no abonan en ese sentido porque desde el podio el presidente hace más que informar: insulta, agrede y no le importa en lo más mínimo, ofender y lastimar sin que los ofendidos tengan derecho de réplica.

 Reitero, o López Obrador se pone las pilas y busca consolidar un frente común de todos, independientemente de creencias religiosas o políticas, estrato social o económico, o el saldo negativo del coronavirus podrá generar daños inconmensurables y a muy largo plazo.

 PD. 1. La tarde de este domingo, el Gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, a través de su cuenta de twitter, lamentó que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en su mensaje dominguero, “no haya convocado a un acuerdo nacional para cuidar el empleo y el patrimonio de los ciudadanos”, tras el anuncio del Programa Económico Nacional por la Emergencia Sanitaria.

 

Y fue más allá el mandatario tamaulipeco al señalar a través de su red social: “Ahora me queda claro que no hay un plan económico en marcha”, esto, luego del mensaje del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, el cual el gobernador “esperó con optimismo el mensaje del presidente”.

 

Y remató el tamaulipeco: “Era el momento para convocar a un acuerdo nacional para cuidar los empleos y el patrimonio de la gente. Ahora me queda claro que no hay un plan económico en marcha. Pero esto ni nos dobla, ni nos vence. ¡A jalar más duro Tamaulipas!”. 

 

Pero no es esta la única reacción de decepción acerca de la presentación de ayer domingo de el presidente de México. Muchas voces se unieron a través de las redes sociales para demostrar su desencanto por lo que consideraron un mensaje que no tiene el tamaño, ni de la expectativa, ni de la crisis que hoy están viviendo México y el mundo.

 

Y fue tal la decepción social mexicana, que las tendencias en twitter del rechazo al mensaje presidencial sobrepasaron por mucho, en una escala de 2 a 1, la opinión de los que aceptaron el mensaje presidencial, aunque en la mañanera de esta mañana el titular del ejecutivo federal haya dicho que “el tiene otros datos” y asegure que 58 millones de mexicanos aceptan su gobierno, lo que hasta hoy no han confirmado las casas encuestadoras.

 

Y reitero, no es un asunto de perdonar impuestos por perdonarlos o de rescatar negocios por rescatarlos. Este es un asunto de viabilidad del país, de llamar a todos los mexicanos a jalar para el mismo lado, de convocar a todos a la unidad nacional, de preocuparse por todos los mexicanos, aunque no hayan votado por él, es momento de escuchar a todos los sectores y de tomar las mejores decisiones para el país. No estamos en la hora de la politiquería y las ocurrencias. Estamos en la hora de la seriedad, de la serenidad, de la inteligencia y de la búsqueda del bien común. Y aún con la idea de que el daño no será grave, quienes tienen otros datos ven el escenario con preocupación.

 

Por ello, reitero, hay que emplearse a fondo por la unidad de México y de los mexicanos. De otra forma quien sabe como vayamos a salir de esta, aunque seamos un extraordinario pueblo, solidario y amoroso. O el presidente López Obrador se pone las pilas como dirigente político de este país o lo van a seguir rebasando por la derecha.

 

PD. 2. Por cierto, López Obrador reiteró una vez más que no habrá despidos por la contingencia y cuando le preguntaron sobre los despedidos del Instituto de Geografía e Informática, a los levantadores del censo, López Obrador pidió que eso se le preguntara directamente al director del INEGI. ¡Ups!

 

PD. 3. Quien en este delicado momento está destacando por su preocupación social en Ciudad Victoria, fue el Abogado Amigo, el Síndico del Ayuntamiento de Ciudad Victoria, Luis Torre Aliyán, quien lanzó el reto, ante la pandemia que se registra por el COVID-19, en ayudar a los habitantes de algunos sectores de la capital, los más vulnerables y los más necesitados, a través de la donación de su sueldo. Pero no sólo es verborrea, créamelo. Torre Aliyán se ha comprometido a ser pulcramente transparente con los beneficiados, es decir, conoceremos por nombre y apellido a quienes se vean beneficiados con esta acción. Y aunque para sus malquerientes, esta acción pudiera oler a oportunismo político, la verdad es que no hay absolutamente nada de ello.

 

Y como este es el mejor momento para saber de qué están hechos quienes presumen de “su amor por el prójimo” y reconocer las buenas acciones, las de verdad, y solidarizarnos con nuestra aportación económica o en especie, por lo que en estos momentos, en lugar de criticar, se requiere actuar y demostrar esa solidaridad, sobre todo aquellos servidores públicos.

 

Acciones como la de Luis Torre Aliyán son buenos ejemplos, que en estos momentos se agradecen y se reconocen. Y parafraseando a un buen amigo, concluiré que “a ver si a los demás que querían curar a Victoria les cae el 20 o el 17… Hidalgo”.

 PD. 4. La diputada federal emergente por Tampico, Olga Sosa, tiene un espíritu de picapleito. Y es que en lugar de buscar la mejor forma de generar propuestas legislativas inteligentes, anda viendo a quien criticar a través de sus redes sociales. O lo que es lo mismo, lo que no legisla en la Cámara de Diputados lo hace a través del twitter.

 PD. 5. Otro personaje político que también, lamentablemente, ya perdió la vertical es el reynosense Benito Saenz Barella, quien en lugar de ayudarse y ayudar al partido al que representa, cobardemente, desde las redes sociales, lanza ataques a sus adversarios políticos en tiempos que deben de ser de unidad. ¿Andará buscando Sáenz Barella la candidatura del PRI a la presidencia municipal de Reynosa? No son todavía los tiempos de cosechar. Y quienes están por arriba de Benito deben de aplicar aquella máxima de que “con estos amigos…”

 Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX.

 

Noticias Tamaulipas por Oscar Rafael Contreras Nava

Noticias Tamaulipas : Soy analista político por profesión, periodista por herencia . Nací en Tampico, casi me críe en Victoria, terminé primaria en Nuevo Laredo, pero la secundaria y la prepa en Tampico, la universidad en Monterrey en la UANL y he vivido en Reynosa, Matamoros, ciudad de México, Puebla, Cozumel y Cancún a ratos Monterrey...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *