HIPÓDROMO POLÍTICO: NO SE ENOJE SEÑOR PRESIDENTE… ¡ASÍ ES LA DEMOCRACIA!

POR CARLOS G. CORTÉS GARCÍA

  •  La situación de México no admite la pérdida de tiempo alguna, por mínima que esta sea, en la solución de los grandes problemas nacionales.
  • Será creado un nuevo grupo de fuerzas especiales para garantizar la seguridad en la entidad: Gobernador de Tamaulipas.
  • “Qué AMLO respete los programas exitosos”: Edgar Melhem Salinas
  • “No estés jorobando”: El Bronco a reportera.

 Esta mañana de martes, en una columna nacional, un opinador político aseguró que “en el tema del INSABI y el rechazo de los nueve gobernadores del PAN a adherirse a ese esquema, ayer hubo dos noticias: una buena y otra mala. La buena que los mandatarios panistas dijeron tener lista ya su “propuesta alternativa” al INSABI y buscan negociarla a través de un convenio con el presidente López Obrador; la mala, que el presidente López Obrador, más allá del discurso de que la adhesión al INSABI no es obligatoria para los estados y que ellos pueden decidir prestar el servicio por su cuenta, sí parece estar molesto con el activismo de los gobernadores del PAN que han hecho de este tema motivo de una “campaña negra” contra la 4T en sus estados, en donde le dicen a la población que “AMLO primero quitó las guarderías a madres trabajadores, ahora quita el seguro popular a los más pobres y lo que sigue es que les quite sus viviendas”.

 Y continúa el analista: “Los reportes de esas campañas en contra de su gobierno, molestaron tanto al presidente, que, por lo pronto, ayer decidió cancelar una visita que tenía programada a Tamaulipas para el próximo 25 de enero. El mensaje para el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, y con él a todos los panistas, parece bastante claro: si nos vamos a llevar rudo, aténganse…”

 ¿Duro? Durísimo diría yo. Las palabras y actitud del presidente me parecen equivocadas, porque en la democracia no todos tenemos porque estar de acuerdo. Hay acuerdos y hay desacuerdos. Hay quienes piensan como yo y quienes piensan diferente. Hay quienes vemos la realidad de una forma y quienes la ven de otra. Y todos cabemos. El reto del presidente, es por supuesto, construir los acuerdos que hagan posible la convivencia. Para eso son, precisamente, las herramientas de la política, que es el arte de lo posible. Pero parece que el presidente Andrés Manuel López Obrador se enoja más seguido que antes. Y pareciera también que no busca quien se la hizo sino quien se la pague.

 Para Daniel Innerarity, “una democracia, más que un régimen de acuerdos, es un sistema para convivir en condiciones de profundo y persistente desacuerdo. En asuntos que definen nuestro contrato social y en circunstancias especialmente graves los acuerdos son muy importantes y vale la pena invertir en ellos nuestros mejores esfuerzos. Los desacuerdos son más conservadores que los acuerdos; cuanto más polarizada está una sociedad menos capaz será de transformarse. Ser fiel a los propios principios es una conducta admirable, pero defenderlos sin flexibilidad es condenarse al estancamiento”. Así es la democracia y así tenemos que defender que siga siendo, sin estridencias, sin dobles lenguajes y sin buscar como descalificar al otro. En la política, como en la vida, una verdad absoluta es que dos cabezas piensan más que una.

 El expresidente Carlos Salinas de Gortari, desde que fue nominado como candidato del PRI a la presidencia de la República, allá por octubre de 1987, aplicó en su vida cotidiana seguir la política del elefante: tener las orejas muy grandes para escuchar, la piel muy gruesa para que no penetre la intriga ni el halago que deforma y mantener siempre las cuatro patas en la tierra buscando no despegarse del piso. Y no parece una mala fórmula. Más allá de las cajas chinas utilizadas por el presidente, para intentar desviar la atención, lo que se requieren son decisiones de política pública eficiente y eficaces, y acuerdos para sumarnos a todos.

 En una entrevista con Milenio Televisión, allá por marzo de 2018, el entonces candidato de la Coalición Juntos Haremos Historia a la presidencia de la república, Andrés Manuel López Obrador, hoy presidente de México, afirmaba: no confío en la sociedad civil. Y a priori, se ve que así gobierna. Y tampoco confía en la clase política y tampoco confía en la clase empresarial y parece ser que tampoco confía en su equipo de trabajo. Eso se ve.

 En la vida y en la política, el manejo de los sentimientos y emociones es muy importante, debido a que dichos factores son la causa de desaciertos, así como de enfermedades crónico-degenerativas, que muchas veces son mortales. Y es que el impacto de las emociones se refleja en órganos como el bazo, hígado, riñón, pulmón y corazón, causando diabetes, hipertensión, enfermedades articulares y cáncer, por lo que es recomendable hacer ejercicio, tener equilibrio entre el trabajo y el descanso, y controlar las emociones.

 Pero, así como las emociones mal enfocadas afectan la vida del individuo, así también afectan la vida política de un país. Por eso, los gobernantes, del presidente para abajo, deben aprender a controlar sus emociones, a no estresarse, a no enojarse, porque quien se enoja pierde. La responsabilidad que tienen entre sus manos no es sólo su vida propia ni la de su familia. Es su responsabilidad el desarrollo y progreso de un país y de todos sus habitantes.

 En México, vivimos más de 120 millones de mexicanos que requerimos buenas decisiones, asertivas, correctas, inteligentes y no ocurrencias. México y los mexicanos exigimos una economía sólida, instituciones de seguridad que den resultados para promover la inversión, para cuidar la vida y tranquilidad de los ciudadanos y sus familias y proyectos de desarrollo que nos permitan llevar a la patria a mejores niveles de desarrollo.

 

Seguramente millones de mexicanos de mi generación, ya estamos hartos de seguirnos apretando el cinturón, de seguir escuchando hablar de crisis, de llegar al final de la quincena rascando por todos lados buscando algunas monedas para sobrevivir, tener servicios públicos de quinta que nos cuestan más caros que si viviéramos en países de primera, y no tener la tranquilidad de mandar a nuestros hijos a la escuela sin la zozobra de saber si van a regresar.

 

Señor presidente, como ciudadano, le pido que haga un ejercicio de reflexión y no se enoje con todos. Los mexicanos tenemos derecho a pensar igual que usted en algunas cosas y diferente en otras; tenemos derecho a molestarnos con soluciones sacadas de la chistera que no benefician en nada al país, como el de la famosa rifa del “dreamliner” y a aplaudir las que consideremos correctas. Ahí están cosas serias, muy serias que suceden en el país, como, por ejemplo, el nulo crecimiento económico del país en 2019 y el triste panorama económico para 2020, tasado al día de hoy, en 1.3% por el Fondo Monetario Internacional y los datos de homicidios en 2019 que, aunque lo calienten, como le dijo a Jorge Ramos, no nos dejan vivir en paz ni dedicarnos a trabajar buscando el progreso de nuestras familias y nuestro país. 34,582 homicidios en un año, no son cosa menor ni tampoco que en este país vivamos más de 61.7 millones de mexicanos en pobreza.

 

El mismo mensajero que dio el recado al Gobernador de Tamaulipas, el de “aténganse”, también hace un análisis puntual de sus diferencias con su nuera, la madre de su primer nieto y esposa de su hijo José Ramón. Y eso es lo que nos preocupa a los mexicanos, y lo digo con todo respeto: esa capacidad que tiene Usted para enojarse con todos. El enojo no nos deja ver las cosas con claridad, no nos permite pensar con atingencia y no nos deja buscar las mejores soluciones.

 

Señor presidente, por su salud y por el bien de México, ya no se enoje. Mejor esa energía, canalícela a tomar buenas decisiones por el bien de nuestro país. El tiempo pasa y para cuando se de cuenta, su sexenio estará llegando a su final y, seguramente, usted querrá pasar a la historia como uno de los mejores presidentes de México. Y así como usted quiere que su gobierno deje huella, yo quiero heredarle a mis hijos un futuro mejor, un Tamaulipas con mejores oportunidades, porque aquí vivo y que este país sea uno de los mejores del mundo, porque tenemos todo para serlo. Porque en lugar de enojarse tan seguido, no se aplica en construir un país más próspero, más seguro y con opciones de progreso.

 

¿Por qué en lugar de enojarse con quienes no ven bien al Instituto de Salud para el Bienestar, no los convida a una mesa donde se analicen y se tomen las mejores decisiones para la población y para el país? ¿Por qué en lugar de enojarse con quienes no están satisfechos con la desigual repartición de los dineros públicos, no convoca a una convención nacional hacendaria para ponerse de acuerdo en cuál sería la mejor fórmula para repartir los recursos públicos que son de los ciudadanos? Buscando, señor presidente, acciones consensadas e interinstitucionales, todos los involucrados pondrían de su parte para que las cosas le saldrían mejor a Usted y al país. Este México, presidente, requiere sumar y multiplicar y no dividir y restar. Pero, ante todo, nunca olvide, señor presidente, que el que se enoja pierde.

 

PD. 1. El Gobernador del Estado, Francisco García Cabeza de Vaca, de gira por Reynosa, anunció que en Tamaulipas será creado un nuevo grupo de fuerzas especiales para garantizar la seguridad en la entidad. En la fronteriza ciudad, García Cabeza de Vaca supervisó, entre otras obras, la construcción del complejo de Seguridad en ese municipio.

 

Aunque dijo que será en las próximas semanas cuando se darán amplios detalles al respecto, señaló que éste tendrá mejor capacidad de respuesta para garantizar la seguridad en la entidad. El Gobernador Cabeza de Vaca afirmó que en Tamaulipas se continuará invirtiendo en materia de seguridad para ofrecer la tranquilidad que merecen los ciudadanos.

 

PD. 2. El PRI de Tamaulipas exigió olvidarse de los colores partidistas y respetar los programas que han sido exitosos en anteriores administraciones federales sin importar quien los haya creado.

 

Edgar Melhem Salinas, presidente del Comité Directivo Estatal del PRI en la entidad, dijo que no se puede eliminar los programas que han funcionado por el solo capricho de quitarlos porque los hizo el PRI o el PAN.

 

“Independientemente de quien los haya impulsado, y quiero decirlo muy franco, el programa de estancias infantiles era un programa exitoso, dicen que no iban los niños y es una mentira, la verdad es que sí funcionaba y no lo creó un gobierno priísta, pero funcionaba”, explicó.

 

Melhem Salina señaló que hubo programas como Progresa -antes Solidaridad- que fue creado por el PRI, a los que el PAN dio continuidad con algunos cambios porque sí funcionaban, y no es posible que ahora Andrés Manuel López Obrador los elimine solo por darle un “toque personal” a su admiración.

 

PD. 3. Si alguna palabra describe al Gobernador de Nuevo León, Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón “El Bronco”, es intolerante. Ahora resulta que, a pregunta de una reportera, de mal talante, el primer gobernador independiente de México, le espetó a la comunicadora en la cara de mal modo con respecto a la adquisición del famoso dron que costó 54 millones de pesos de recursos públicos, en lo que mucha gente consideró un juguete del mandatario.

 

«Aceptamos vender el dron al fabricante -dijo “el Bronco”- ‘para que ya no estés jorobando tú, mediáticamente. Listo”, le dijo el todavía mandatario neoleones.

 

Y es que parece olvidársele a esta caterva de intolerantes políticos que se tienen que sufrir en muchas entidades del país, que llegaron al poder para resolver los problemas de los ciudadanos, para eso se les contrató, y ahora resulta que se transformaron en mesías, en salvadores de la patria, en monarcas. Lamentablemente, por eso está el país como está, porque estos señores no entienden que son empleados del pueblo y no señores feudales.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX.

Noticias Tamaulipas por Oscar Rafael Contreras Nava

Noticias Tamaulipas : Soy analista político por profesión, periodista por herencia . Nací en Tampico, casi me críe en Victoria, terminé primaria en Nuevo Laredo, pero la secundaria y la prepa en Tampico, la universidad en Monterrey en la UANL y he vivido en Reynosa, Matamoros, ciudad de México, Puebla, Cozumel y Cancún a ratos Monterrey...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *